Conoce Valladolid

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Despedimos temporada y en esta ocasión lo hacemos con un repaso a la historia, el arte y la cultura vallisoletanas.

Valladolid es la capital de Castilla y León y se encuentra en el centro de la región y tiene una población de unos 299.265 habitantes según el censo de 2020.

Playa de Las Moreras, al fondo el edificio Duque de Lerma

La ciudad está asentada a orillas de los ríos Pisuerga y Esgueva y consta con 11 puentes en total, de entre los que destacan el Puente Colgante o el Puente Mayor.

Zona de paso de los vacceos, escasamente influenciada por los romanos (aunque se han encontrado varios restos), Valladolid fue fundada en el siglo XI por Pedro Ansúrez (el Conde Ansúrez), quien revitalizó la ciudad creando la Colegiata de Santa María de la Antigua y el Puente Mayor. En apenas dos siglos Valladolid adquiere gran importancia gracias al reinado de los Reyes Católicos y a Fernando III y Alfonso X. Estos últimos llenaron la ciudad de palacios y casonas blasonadas. En el Palacio de los Vivero se celebró el matrimonio de Isabel y Fernando (Reyes Católicos), quienes unieron las dos monarquías más poderosas de la época. Aquí nacieron varios reyes como Felipe II y Felipe III, quien trasladó la corte de Madrid a Valladolid bajo el mandato del Duque de Lerma entre el 11 de enero de 1601 y el 4 de marzo de 1606, momento en que la corte regresó definitivamente a Madrid.

Estatua del Conde Ansúrez

Entre los siglos XI y XVIII Valladolid vivió su gran esplendor y expansión. Aquí residió Miguel de Cervantes y nació José Zorrilla, falleció Cristóbal Colón, Magallanes firmó sus capitulaciones antes de dar la vuelta al mundo y Elcano rindió cuentas de su viaje antes el Emperador Carlos V, entre otros personajes ilustres. De hecho, en Valladolid puedes visitar el Museo Casa de Cervantes, la Casa de José Zorrilla y el Museo de Colón.

La decadencia llegó en el siglo XIX con la invasión de los franceses. Del esplendor de la ciudad ya sólo quedan los palacios y casonas en el recuerdo donde residen la burguesía harinera y cerealista. Se pone en marcha el proyecto de sacar el trigo de la meseta a los puertos del norte a través de una nueva vía fluvial, el Canal de Castilla.

Ya en los años 60 del siglo XX llega el ferrocarril a Valladolid y la ciudad entra en pleno proceso de industrialización de hecho, es uno de los pocos focos industriales de la España interior y ello impulsa un importante crecimiento poblacional.

Desde el punto de vista turístico hay varias zonas y edificios de la ciudad que no te puedes perder:

-La plaza Mayor, cuyo diseño sirvió de inspiración para las plazas de Madrid o Salamanca, allí destacan la estatua que homenajea al Conde Ansúrez y la Casa Consistorial.

El Ayuntamiento en la plaza Mayor

-La calle Cadenas de San Gregorio, que acoge el Palacio de Pimentel, la Iglesia de San Pablo y el Museo Nacional de Escultura, que alberga una gran colección de esculturas desde la Baja Edad Media hasta inicios del siglo XIX, así como de pinturas.

-Para pasear lo mejor es el Campo Grande, que es el parque más grande de la ciudad con una extensión de 115 000 m² y que se encuentra entre la Acera de Recoletos y el Paseo de Filipinos. Y otro de los paseos que no te puedes perder está en la playa de Las Moreras, junto al río Pisuerga.

Vista general de la plaza Mayor

Además Valladolid recibe gran cantidad de turistas por eventos tan importantes a nivel nacional e internacional como el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, la Seminci, la Semana Santa o la concentración motera de Pingüinos.

Os animamos a que aprovechéis el verano para visitar la ciudad.

¡Volvemos en septiembre!

*FUENTE:

Publicación ‘Es Valladolid'(1992). Ayuntamiento de Valladolid, Gabinete de Medios de Comunicación.

Calle Cebadería

Etiquetas

, , , ,

¡Volvemos al centro de la ciudad!

En esta ocasión descubriremos la historia que esconde la calle Cebadería, justo detrás del Ayuntamiento de Valladolid.

Soportales calle Cebadería esquina con plaza de la Rinconada

Esta calle sufrió los daños causados por el incendio de 1561 sin embargo, no fueron tan graves como en otras vías de alrededor por lo que pronto volvieron a construir los llamados “portales de Cebadería”.

Años más tarde, en 1863 el Ayuntamiento decidió limitar lo que sería la calle Cebadería: “desde la casa de Don Juan Fernández Rizo, situada en los portales de este nombre, hasta desembocar en la plazuela de la Rinconada, o sea casa titulada de los Arcos, cuya casa se conserva con ellos“.

Se cree que el origen de su nombre viene de la reunión de quiénes vendían cebada y otros productos semejantes al por menor. Costumbre muy habitual en los diferentes gremios que se agrupaban en diferentes puntos de Valladolid así como en otras ciudades.

*FUENTES:  Las calles de Valladolid:nomenclátor histórico’ . Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

Día de los Comuneros

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

El 23 de abril Castilla y León celebra el día de la comunidad, en honor a la sublevación de los Comuneros contra Carlos I de España y V de Alemania en 1521.

Este año se celebraría el V centenario de esta revuelta que se ha convertido en todo un símbolo para los castellanos y leoneses sin embargo, las circunstancias actuales no permiten tal concentración de gente. Por ello, en el blog vamos a dedicar esta entrada en recuerdo y homenaje de los Comuneros.

Nos remontamos al año 1517 cuando Carlos I, hijo de Felipe el Hermoso y Juana la Loca (nieto de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando) es nombrado Rey de España, cuando había nacido en Flandes y apenas sabía pronunciar unas pocas palabras en castellano. La falta de conocimiento del idioma, unido a la subida de impuestos que promovió para combatir la crisis económica de Castilla no mejorar la situación. Además, Carlos I se trajo a la mayor parte de su corte de Flandes lo cual, no fue muy bien recibido entre los castellanos.

En 1519 es nombrado Emperador de Alemania y para viajar solicita recaudar fondos de la Corona de Castilla, que le otorga 20 millones de maravedíes para el viaje y la coronación. Tras la marcha del Rey de Castilla, comenzó a surgir y extenderse un ambiente de malestar y hartazgo que iba en aumento.

Así fue como comenzó la rebelión que estalló en Toledo y que poco a poco se extendió por Tordesillas, Torrelobatón, Valladolid, Zamora, Salamanca, Toro, Segovia, Medina del Campo, Medina de Rioseco, Ávila… y Villalar. El movimiento se desarrolló principalmente en las zonas urbanas y los representantes de las ciudades sublevadas se reunieron en Ávila, donde constituyeron la “Junta Santa” y enviaron un memorial de quejas al Rey.

Las revueltas quedaron a cargo de los personajes más destacados y sublevados: el toledano Juan Padilla, el segoviano Juan Bravo y el salmantino Francisco Maldonado. Las milicias comuneras fueron lideradas por Juan Bravo y en 1521 ya habían tomado en su poder algunas zonas de Castilla. Carlos I logró el apoyo de muchos nobles y el 23 de abril de 1521 las tropas imperiales vencieron al ejército comunero en Villalar, arrestando a los cabecillas del movimiento: Padilla, bravo y Maldonado. La revuelta finalizó con más de 500 muertos y un juicio para los comuneros, que fueron sentenciados a pena de muerte.

Tras la derrota en Villalar, la revuelta desapareció y las ciudades castellanas capitularon. Por este motivo, desde 1932 Villalar adoptó el nombre de Villalar de los Comuneros y en la plaza Mayor hay un obelisco, donde se encuentra la piedra en la que decapitaron a los comuneros.

Años más tarde, el 23 de abril 1881 el guerrillero Juan Martín Díez, ‘El Empecinado’, rindió homenaje a los comuneros como primera celebración de la sublevación castellana.

La Junta de Castilla y León aprobó por ley en 1986 que el 23 de abril se fijase la fiesta de la Comunidad con la intención de homenajear a los antepasados que buscaban una vida mejor para los castellanos y leoneses.

Y como dice la canción del Nuevo Mester de Juglaría:

Desde entonces ya Castilla no se ha vuelto a levantar ¡ay, ay! 

*FUENTES:

https://www.elplural.com/sociedad/el-dia-de-castilla-y-leon-quienes-eran-los-comuneros_214903102

http://ficus.pntic.mec.es/fdem0015/talleres_infantil/castillayleon/diacastillaleon.html

https://conocecastillayleon.jcyl.es/web/jcyl/ConoceCastillayLeon/es/Plantilla100Detalle/1139829793788/_/1139852985870/Texto?plantillaObligatoria=17PlantillaContenidoTextoSeccionesUnido

*IMAGEN:

https://casarealdeespana.es/2016/04/22/quienes-eran-los-comuneros-de-castilla/

Calle Fidel Recio

Etiquetas

, , ,

El mes de marzo nos trae la historia de una nueva calle por descubrir: la calle Fidel Recio.

Se trata de una vía que se encuentra entre la plaza de la Cruz Verde y la plaza de Santa Cruz y que comunica desde la calle Cervantes hasta la calle Alonso Pesquera.

Debido al incendio que a finales del siglo XIX destruyó el manicomio provincial que había en la calle Alonso Pesquera, la Diputación provincial decidió poner en venta los terrenos que albergaban este edificio que se iba a trasladar al Monasterio del Prado. Para una mejor utilización de estas tierras, el Ayuntamiento decidió abrir una calle que se prolongara desde la del Salvador y uniera la de Alonso Pesquera con la de la Merced.

Hubo un período de negociaciones para obtener la cesión gratuita del terreno que ocupaba esta calle en favor del Ayuntamiento quien, encontró todo el apoyo en Don Fidel Recio, presidente de la Diputación en aquella época.

La calle se abrió a principios del siglo XX y como el Ayuntamiento obtuvo la cesión de los terrenos tal como quería, se decidió llamar Fidel Recio a esta calle en agradecimiento.

*FUENTE:

“Las calles de Valladolid: nomenclátor histórico” Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

El sillón del diablo

Etiquetas

, , , , ,

Descubrimos aquí una insólita leyenda de Valladolid sobre un sillón frailero del siglo XVI al que muchos temen.

Todo comienza con la idea de crear la primera cátedra de Anatomía Humana en la ciudad del Pisuerga, ya que aquí residían por entonces los mejores cirujanos de la época. En 1550 esta idea era una realidad y por la sala de disección pasaron los más destacados médicos europeos. De hecho, en 1551 se recopiló todo en el primer libro en castellano sobre la materia, el Libro de la anatomía humana, de Bernardino Montaña de Montserrate (abuelo de Marina de Escobar).

De entre los alumnos, un tal Andrés Proaza cursó esta cátedra, aunque no llegó a obtener el título de doctor debido a que su genealogía judío-conversa lo inhabilitaba para ello. También corrían numerosos rumores de que Proaza practicaba la hechicería, magia negra y rituales.

Curiosamente en el libro Tradiciones universitarias (1948) de Saturnino Rivera, se recogen sucesos extraños que ocurrieron donde vivía Andrés Proaza en la actual calle de Esgueva. En esta vía se encuentra un establecimiento llamado ‘El niño perdido’, cuyo nombre se debe a esta historia:

Una noche desapareció un niño pequeño y su desaparición creó tensiones entre quienes vivían cerca de Proaza pues, muchas noches se oían gemidos procedentes de su casa. Los rumores fueron tan insistentes que el director de la Universidad solicitó que buscasen e interrogasen a Proaza. Al acceder los alguaciles a la morada, encontraron sobre todo tipo de muebles papeles que recopilaban con todo detalle cómo investigaba Andrés Proaza realizando disecciones en vivo en un sillón frailero.

Sillón del diablo expuesto en el Palacio de Fabio Nelli

En su defensa Proaza alegó que la disección sobre cadáveres resultaba demasiado vaga y poco útil, por lo que se vio obligado a realizarla en vivo. También declaró no haber realizado ningún tipo de hechicería o magia negra.

Todas sus prácticas habían sido realizadas en el famoso sillón, regalo de un nigromante navarro que se lo regaló por haberle cuidado cuando estuvo enfermo. El sillón había sido rescatado de la hoguera durante las persecuciones contra hechiceros, magos y brujas que ordenó el emperador Carlos. Además, según cuentan el poseedor de este sillón disfrutaría de todos los conocimientos que anhelase, mientras que el que allí tomase asiento moriría, al igual que todo el que quisiera destruirlo.

Tras escuchar las alegaciones y comprobar su autenticidad, Proaza fue encarcelado en Valladolid y la Universidad se incautó de todos sus bienes. Para deshacerse de los mismos, convocaron hasta tres pujas, pero nadie quiso adquirirlos por la mala fama que tenían. El mobiliario fue guardado en un desván y allí permaneció hasta que un bedel descubrió el sillón y se sentó. Hecho por el cual se asegura que al tercer día apareció muerto. A raíz del suceso, alguien recordó la leyenda de Proaza y desde la Universidad decidieron colgarlo en la sacristía de la capilla universitaria, para contrarrestar sus efectos demoníacos.

Hoy en día puede visitarse este sillón en el Palacio de Fabio Nelli, el cual está acordonado para evitar que el visitante tenga la tentación de sentarse.

*FUENTES: Valladolid Universal. Historias y leyendas de la ciudad que fue capital del mundo. (2014) Roberto Alonso. Elefantus Books.

*IMAGEN: https://www.info.valladolid.es/blog/la-leyenda-del-sillon-del-diablo/

Calle Veinte metros

Etiquetas

, ,

Comenzamos el año con la historia de una nueva calle, cuyo nombre destaca por lo curioso del mismo: calle Veinte metros.

Calle Veinte Metros hacia plaza de Vadillos

Esta vía se encuentra en el barrio de Vadillos y es una de las calles que une la plaza de los Vadillos con la plaza de la Circular.

Su nombre se debe a que esta rúa fue proyectada con un ancho de veinte metros sin embargo, al construirse las primeras edificaciones, este ancho se redujo porque a los dueños de aquellas tierras les parecía que era una medida exagerada. A pesar de cambiar de medidas, se decidió mantener el nombre de Veinte metros en esta calle, por lo curioso y diferente que es frente a otras nomenclaturas más clásicas.

*FUENTE:

“Las calles de Valladolid: nomenclátor histórico” Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

La primera Lotería Nacional

Etiquetas

, , , , ,

Para despedir el año vamos a conocer el origen de una tradición muy navideña que surgió en Valladolid: el Sorteo del Gordo de Navidad de la Lotería Nacional.

Estampa Plaza Mayor de Valladolid (1865)

La historia reciente de la Lotería moderna comenzó en Madrid el 10 de diciembre de 1793 y el boleto ganador se conserva en Simancas. La idea fue de Carlos III que ideó un sorteo con el fin de usar los beneficios para ayudas y mejoras en hospitales y obras asistenciales. En el sorteo entraron en juego 90 números y la combinación ganadora se obtuvo a modo de bingo. Pero esta no es la relación que vincula Valladolid con el primer sorteo de Lotería Nacional.

Vamos al verdadero origen del sorteo que se remonta a 1561, año en el que se ha encontrado la lotería más antigua y documentada hasta el momento, por el investigador Filemón Arribas Arranz . Fruto del incendio que sufrió la ciudad el 21 de septiembre de 1561, el Consejo de Felipe II autorizó realizar un sorteo con cuyos beneficios sufragar la reconstrucción. La celebración del acto se realizó en la Plaza Mayor, donde se repartieron 105.000 ducados repartidos en 400 premios de los cuales, el primer premio estaba dotado con 8.000 ducados. Además, para el resto de agraciados se repartieron “rentas de por vida” e incluso, se añadió la tan conocida como “pedrea” en forma de figuras de oro y plata.

Representación sorteo de Lotería

Para llevar a cabo el sorteo tuvieron que superarse numerosas trabas administrativas, lograr partidas destinadas al premio y por fin, se obtuvo la autorización con una carta firmada por Felipe II el 6 de octubre de 1567. Sin embargo, las sucesivas guerras, acontecimientos diversos y demás provocaron que la autorización definitiva y los premios no llegasen hasta el 2 de diciembre de 1596.

El 10 de diciembre de 1596 en la Plaza Mayor de Valladolid se llevó a cabo el primero sorteo de Lotería Nacional. Ejemplo que recogió Carlos III años después para celebrar el primer sorteo de la era moderna de la Lotería Nacional. Este acontecimiento fue recibido con euforia y alegría por lo novedoso del sorteo y la forma aleatoria de recibir los premios.

¡Suerte y feliz año a tod@s!

*FUENTES: Valladolid Universal. Historias y leyendas de la ciudad que fue capital del mundo. (2014) Roberto Alonso. Elefantus Books.

*IMÁGENES:

https://www.la-palma24.info/es/Loter%C3%ADa-de-Navidad-espa%C3%B1ola-2017/

https://www.elnortedecastilla.es/valladolid/el-cronista/estampas-valladolid-antiguo-xxxi-cambiado-plaza-mayor-20191231084708-ga.html

La primera casa de mujeres públicas

Etiquetas

, , ,

En esta ocasión vamos a conocer dónde se ubicó uno de los lugares al que acudían los hombres en busca de consuelo durante los primeros años de historia de la ciudad de Valladolid.

Su origen se remonta al 4 de septiembre de 1423, día en el que el Ayuntamiento decide donar un solar a las afueras de la muralla (donde actualmente se encuentra la Casa Mantilla), en lo que hoy se conoce como Acera de Recoletos; a Juan Barbero para que monte allí una mancebía. La que se conocía como “mancebía nueva”.

Sin embargo, esta no fue la primera casa de mujeres de la ciudad. La “antigua ramería” como se conocía al lugar, se sitúo en torno al hospital de San Antón y la puerta de San Esteban durante la Edad Media y hasta los primeros años del siglo XVI.

El pleno municipal de 1423 rezaba: “Si se consiente la hacendosa labor de estas mujeres es por la necesidad que las gentes obreras tienen de “conversación” con mujeres. También para excusar mayores daños que, no habiendo tales mujeres, se podrían causar.”

Así se ofrecía protección legal a este tipo de mujeres conocidas de un modo sarcástico como “mujeres enamoradas”. Su intención era evitar altercados, no sólo de orden público, sino que también se evitaba la propagación de enfermedades venéreas al tener constancia de que esas mujeres eran controladas por un médico costeado por las arcas municipales.

El edificio presentaba una especie de patio cuyos laterales lo formaban pequeñas casitas, en cada una de las cuales se encontraba una mujer y allí recibía a sus paisanos.

Este negocio resultó muy rentable y pronto pasó a las manos de don García de Segredo, un particular a cuya muerte, su viuda, Teresa García donó este lugar en 1448 a la Cofradía de la Consolación y la Concepción (poseedora de un hospital en la actual calle Santiago). Esta congregación no tomó posesión de la mancebía hasta 1484 y se comprometió con la viuda a dedicar las ganancias a la enseñanza y manutención de las niñas huérfanas.

Aseguraban además, que cualquier mujer que ejerciese de manera autónoma la profesión, haciendo oficio con sus encantos por calles y tabernas, también tendrían estos beneficios.

Sin embargo, la unificación de este negocio regentado por la cofradía entraba en conflicto con el tradicional y más conocido como “ramería vieja” ubicado en la parroquia de San Esteban. Ante esta situación las hermanas impusieron la ejecutoria municipal al obtener una carta en 1512 firmada por la reina Juana, refrendada en 1520 por el emperador Carlos I, a favor de este monopolio. Esto es debido a que los lugares donde estas mujeres ofrecían sus encantos pertenecían a las personalidades más ricas e influyentes de la ciudad.

A pesar de este apoyo, el descenso de ingresos para los regidores de la “ramería vieja” les llevó a lanzar todo tipo de ataques contra la nueva. Y es que el hecho de encontrarse junto al Campo Grande, entrada habitual de reyes y personalidades, según ellos provocaría una “imagen equivocada a los viajeros”. Ante lo cual, la Cofradía respondía que, precisamente al estar ubicada en una de las entradas muchas personalidades no querrían ser reconocidos y acudirían a la mancebía de San Esteban donde permanecerían más ocultos.

Finalmente, el Ayuntamiento cedió a las presiones contra este nuevo negocio y se amparó en la necesidad de levantar un nuevo hospital a las afueras de la ciudad para tratar enfermedades contagiosas. Así en 1596 se puso fin a la mancebía en la Casa Mantilla.

*FUENTES: Valladolid Universal. Historias y leyendas de la ciudad que fue capital del mundo. (2014) Roberto Alonso. Elefantus Books.

https://investigadoresrb.patrimonionacional.es/node/8853

Kristina, la Princesa vikinga

Etiquetas

, , , , ,

En esta entrada explicaremos la relación que une Valladolid con Noruega, que se remonta a 1258.

En ese año el rey Alfonso X “El Sabio” trataba de unificar todos los reinos europeos y proclamarse emperador del Sacro Imperio Romano. A través de uno de sus principales consejeros, Sira Ferrant, acuerdan que una de sus primeras alianzas debe ser con Noruega, puesto que este país mantiene muy buenas relaciones con Inglaterra.

Estatua dedicada a la Princesa Kristina en Covarrubias (Burgos)

Así fue como Alfonso X contactó con Haakon IV, un rey vikingo bastante interesado en las alianzas europeas que tenía a su hija, la princesa Kristina en edad casadera. Puesto que el rey Alfonso ya estaba casado con doña Violante, decide presentarla a la princesa a sus cuatro hermanos como posibles aspirantes a contraer matrimonio. Finalmente Kristina se decide por el infante Felipe, abad de Valladolid y Covarrubias y predestinado a ser arzobispo de Sevilla; aunque él ya había informado a su hermano Alfonso de la intención de abandonar la clerecía.

Una vez elegido esposo, Cristina de Noruega comenzó a organizar los preparativos de la boda que se celebraría el 31 de marzo de 1258 en la Colegiata de Santa María la Mayor de Valladolid. Tras casarse, al título de princesa de Noruega se unió el de infanta de Castilla y ambos se trasladaron a vivir a Sevilla.

Una vez en tierras andaluzas y por la costumbre árabe de recluir a las esposas en casa, Kristina vive enclaustrada en el Palacio Biorraguel, del que apenas sale. Con el paso de los años la reclusión se encrudece y debido al clima sevillano, la infanta sufre erupciones cutáneas, dolores de cabeza y oídos.

Tras tres años de matrimonio a la escasa vida social se le une que Felipe apenas está en Sevilla ya que tiene importantes labores y encargos que proceden de su hermano, el rey Alfonso X.

Otra de las promesas incumplidas por parte del infante Felipe es la construcción de una iglesia en honor a San Olaf, de quien la princesa de Noruega era muy devota.

En el verano de 1262 Kristina comenta a sus damas que “va a venir a visitarle su Señor”. Así pues, la preparan y la lavan pensando que es el infante Felipe quien viene de visita sin embargo, tres días después fallecería sola y dormida sin recibir visita alguna.

Su cuerpo fue trasladado al pueblo burgalés de Covarrubias donde fue enterrada y es el único miembro de la realeza noruega que no descansa en su propio territorio. En 2011 por medio de la Fundación Princesa Kristina se creó por fin una ermita dedicada a San Olaf.

A continuación puedes ver un pequeño documental sobre la vida de la princesa vikinga Kristina de Noruega:

*FUENTES: Valladolid Universal. Historias y leyendas de la ciudad que fue capital del mundo. (2014) Roberto Alonso. Elefantus Books.

*IMÁGENES:

https://www.google.com/imgres?imgurl=https%3A%2F%2Felretohistorico.com%2Fkristina-la-princesa-vikinga-de-sevilla%2Fprincesa-kristina-02%2F&imgrefurl=https%3A%2F%2Felretohistorico.com%2Fkristina-la-princesa-vikinga-de-sevilla%2F&tbnid=yymgFpgTgdxz8M&vet=12ahUKEwjsn8v5ne3rAhUZzhQKHT5RDAAQMygCegUIARCUAQ..i&docid=f6KLog8VyowwmM&w=2136&h=2848&q=kristina%20vikinga&ved=2ahUKEwjsn8v5ne3rAhUZzhQKHT5RDAAQMygCegUIARCUAQ

Calle Don Sancho

Etiquetas

, , ,

Abrimos nueva temporada en el blog para conocer la historia de las calles y personajes de Valladolid.

IMG_20200723_135454_527

Comenzamos descubriendo la historia de una vía que está dividida en cuatro partes, por lo que tiene cuatro nombres distintos. Tal como recoge el acuerdo del Ayuntamiento del 10 de abril de 1863, “la calle Real de Burgos se dividirá en cuatro partes: la primera desde la calle de Tudela hasta el colegio de Ingleses se llamará calle Don Sancho…”

La rúa transcurre desde la plaza de la Cruz Verde hasta la plaza de San Juan y abarca la zona de la plaza Circular; por lo que se encuentra cercana a la llamada puerta de Tudela (una de las puertas de entrada y salida de la ciudad).

Don Sancho era hermano de Don Enrique II (el rey “fratricida” o rey Trastámara) y se decidió homenajearle con esta vía debido a que éste último era propietario de las llamadas Casas de Castilla que se encontraban en la calle de Alonso Pesquera, muy cercana a esta calle de Don Sancho.

IMG_20200723_135414_009

El personaje de Sancho (conocido como Sancho de Castilla) fue el noveno de los diez hijos extramatrimoniales de Alfonso XI y Leonor Núñez de Guzmán (tataranieta de Alfonso IX). El Infante Sancho junto con sus hermanos Enrique (futro rey de Castilla), Tello y Fadrique, luchó contra su hermanastro Pedro I (“el cruel”) en la revolución de los nobles castellanos. Fue conde de Albuquerque y señor de Ledesma, Haro, Briones, Beolardo, Cerezo, Tiedra…entre otros. Además fue alférez de su hermano el rey Enrique II.

 

*FUENTE: “Las calles de Valladolid:nomenclátor histórico” Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

https://es.wikipedia.org/wiki/Sancho_de_Castilla_(1342-1374)