Etiquetas

,


En esta ocasión nos situamos en el centro de la capital vallisoletana, cerca de la Catedral y más concretamente, en la calle de Arribas.

Calle de Arribas en dirección a calle López Gómez

Calle de Arribas en dirección a calle López Gómez

Su historia se remonta al siglo XIII, momento en la que se la conocía como “cal de Tovar”, ya que hay documentos del 18 de agosto de 1279 y del 22 de diciembre de 1281 que recogen “et las casas que nos uos damos son un par de casas en la cal de Touar, en la linde de don Yague ffijo de Mari Muñoz…”.

En 1333 un tal Alonso Rui de Cal de la Puente, vecino de Valladolid, hizo una donación inter vivos al Cabildo de la Santa Iglesia situada a la entrada de la cal de Tovar (la actual Catedral), lo cual obligó al Cabildo a que se realizase un aniversario por su alma cada año.

Como en la actual calle de Arribas tenía casas el Cabildo, no era de extrañar que tuvieran contratos de arrendamiento de las mismas a particulares, de entre los que destaca Alonso Fernández de Cáceres (1483), quien tomó en renta unas casas que el Prior y Cabildo de la Iglesia Mayor tenían en la citada calle Tovar.

Calle de Arribas en dirección a la Catedral

Calle de Arribas en dirección a la Catedral

En torno a 1527 esta vía perdió una de sus aceras al iniciarse la construcción de la Colegiata nueva y su nombre siguió siendo el de calle de Tovar debido a que en sus casas principales habitaban familias con ese apellido, por entonces muy abundante en Valladolid.

Finalmente, el 27 de junio de 1894 se decide darle a esta rúa el nombre de calle de Arribas en honor de Don Julián Arribas Baraya , catedrático muy prestigioso de la época de la Universidad de Derecho de Valladolid. Arribas se dedicó con gran entusiasmo a la enseñanza desde sus primeros años de abogacía y obtuvo el título de doctor en 1859. Además, fue académico destacado en Bellas Artes de Valladolid. Fue un personaje muy apreciado en la capital pucelana por su honradez, laboriosidad y amor al trabajo y la virtud.

Julián Arribas Baraya falleció el 14 de junio de 1894 en el número 8 de la calle de la Libertad, misma calle en la que el catedrático había nacido.

*FUENTES: 

 “Las calles de Valladolid:nomenclátor histórico” Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

Anuncios