Etiquetas

,


El recorrido por la historia de las calles de Valladolid nos lleva hoy a una calle situada en la zona centro: la calle Enrique IV.

En el S.XVII a esta pequeña vía que se encuentra entre la calle Teresa Gil y la calle del Santuario se la denominó “calle de la Longaniza”. 

IMG_20160322_111212

Calle Enrique IV desde la calle Santuario

El historiador de Valladolid Ventura Pérez cita bajo esta denominación a la rúa en 1729 y la rotula en el plano en 1738 simplemente con la palabra “Longaniza” , sin referirse a ella como calle. Muchos creen que la denominación de “longaniza” se debe a que se trata de una calle recta y estrecha, aunque no hay nada confirmado.

Anteriormente, en el S.XVI la vía se encontraba entre un gran corral, en medio de una gran manzana de edificaciones de grandes dimensiones y que se extendía hasta la que hoy es la calle de Simón Aranda. En este corral, el autor de comedias Mateo de Salcedo instaló el que el mismo denominó “Corral de la Longaniza”. Allí se representaron comedias, aunque por poco tiempo.

A comienzos del S.XIX se cambió el nombre de la calle y se colocó una placa con el nombre de “calle de Enrique IV”, por su proximidad a la casa de las Aldabas, donde nació el príncipe y después rey Enrique.

IMG_20160322_111320

Calle Enrique IV desde su entrada en la calle Teresa Gil

La aparición de esta calle puede estar relacionada con un Regimiento del 18 de mayo de 1498, en la que se relaciona la “callejuela de San Salvador como parte del costado de las casas de Fernan López de Calatayud hasta salir a la calle Teresa Gil” (que sería la misma calle que en los autos del Regimiento de 1497 a 1502 se designó como “calle que va de San Salvador a Teresa Gil”.

*FUENTE:

“Las calles de Valladolid:nomenclátor histórico” Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.

 

 

Anuncios