Etiquetas

, , , , , , ,


Continuamos por el centro de la ciudad, en la zona que comunica la plaza de la Cruz Verde con la plaza de Santa Cruz: la calle de Alonso de Pesquera.

IMG_20191121_171300_445

Según los primeros documentos encontrados el 16 de diciembre de 1283 referidos a esta vía, en un primer momento se llamó calle de San Esteban, en honor a la Iglesia que allí había en los actuales números 6 y 8. La iglesia desapareció totalmente y se encontraba aislada, ya que salía a una pequeña calle que conducía a la actual calle de la Merced.

A lo largo de la historia en esta calle vivieron importantes linajes como en el número 14, cuya casa contaba con un importante patio y que en 1809 fue habitada por el Tribunal de la Inquisición hasta su extinción.

IMG_20191121_171406_178.jpg

Tras fundarse la Casa de los Jesuítas, se construyó el Colegio de San Ambrosio que contaba con una iglesia que daba a la calle Alonso de Pesquera. Con la expulsión de los Jesuítas en 1767 se pasó la Iglesia de San Esteban a San Ambrosio.

La calle tuvo una puerta muy fortificada, llamada Puerta de Santiesteban, que perteneció a la segunda muralla, en el extremo de la plaza de la Cruz Verde. En esa misma puerta el pueblo comunero cerró las puertas y detuvo a la Chancillería, que por orden de Carlos I salía de Valladolid hacia Arévalo en enero de 1521. Por tal razón y según demuestra un documento del Archivo de Protocolos, a esta vía también se la llamó ‘calle de la Puerta de Santiesteban’.

IMG_20191121_171144_270.jpg

A principios del siglo XVII esta vía era conocida como calle de los Herradores, ya que en ella vivían bastantes personas del propio gremio.

Tras el fallecimiento en 1887 de Don Miguel Alonso Pesquera se decidió cambiar el nombre de la calle Herradores y dedicarla en su honor, en agradecimiento por los favores que había prestado en las Cortes y por su esfuerzo por lograr el ferrocarril de Valladolid a Ariza.

 

¡Volvemos el año que viene!

 

*FUENTES:  Las calles de Valladolid:nomenclátor histórico’ . Juan Agapito y Revilla. Editorial Maxtor.