Etiquetas

, ,


Volvemos una temporada más con más historias sobre Valladolid, personajes, sus calles y su historia.

Para este mes vamos a descubrir cómo fue la visita de Napoleón Bonaparte a Valladolid.

Las constantes derrotas que habían sufrido los franceses durante la Guerra de la Independencia en Bailén, junto con las rebeliones en el norte peninsular provocaron que Napoleón se desplazara a España con un ejército de unos cincuenta mil soldados. Las victorias francesas no tardaron en llegar en Gamonal, Espinosa de los Monteros y el más importante, en Somosierra, lo que permitió que el 3 de diciembre de 1808 Madrid se rindió a los franceses y España quedó bajo su poder.

Al frente del ejército inglés está el General John Moore que trata de hacerse con el control de la Meseta castellana partiendo desde Salamanca hacia el norte, pero cuando Napoleón se entera de las intenciones inglesas parte desde Madrid para evitar que se hagan con el poder en León y Asturias. Sin embargo, en Astorga le informan de que Austria puede enviar un importante ejército que frene sus intenciones invasoras por lo que Napoleón da orden de aniquilar a todos los ingleses que se encuentren mientras él se dirige a Valladolid, llegando el 25 de diciembre de 1808 a Tordesillas. Allí pasa la noche en el Real Monasterio de Santa Clara en las celdas de las monjas, mientras que éstas fueron encerradas en los almacenes. Tras un día de descanso, Napoleón se interesó por la historia y vida en el convento e incluso, tuvo una entrevista con la abadesa de la Orden, la madre María Manuela Rascón. De su reunión la madre abadesa obtuvo un donativo de mil francos y el indulto de algunos patriotas y de las hermanas del convento, a lo que Napoleón respondió afirmativamente y escribió en una pared: “Aquí estuvo el emperador“. Inscripción que fue borrada por la reina Isabel II en 1858.

Por otro lado, en el Palacio Real se estaban preparando las operaciones militares del ejército francés. El 5 de enero llega un correo desde Benavente en el que se informa que Napoleón llegará a Valladolid con un ejército de diez mil hombres. Hecho que se produce el 6 de enero cuando Bonaparte entró a caballo en la ciudad por el Puente Mayor y fue recibido por una pequeña comitiva que contó con la presencia de Diego Cosío, Manuel de León Santos, Manuel María Cambronero, Miguel Otáñez Santiago Pardo los cuales, condujeron al emperador por las vacías calles vallisoletanas hasta su residencia en el Palacio Real.

Lo curioso fue que esa misma noche apareció un soldado francés asesinado en el huerto del monasterio de San Pablo, a escasos metros de donde Bonaparte dormía. Un hortelano de los dominicos fue quien asesinó al soldado y por ese motivo el emperador sometió a la ciudad vallisoletana por la fuerza y con amenazas con la intención de conocer al culpable. De hecho, Bonaparte llegó a ordenar asesinar a cinco personas sin juicio previo por el simple hecho de que le parecieron culpables. Ante esta situación la Corporación Vallisoletana se mostró firme y se negó a dar ningún nombre de ningún vecino de la ciudad. Así comenzó una búsqueda incansable por encontrar culpables entre los vallisoletanos. Como las amenazas no resultaron, Bonaparte ordenó encerrar a los miembros de la Corporación en el Ayuntamiento, donde se les informó de que si ese mismo día las 12 de la noche no presentaban una lista con los culpables del asesinato, se procedería a colgar de los balcones a otras veinte personas escogidas entre los que allí se encontraban. Fue el corregidor Gregorio Chamochín quien presentó una lista de los culpables y denunció a Domingo Díez y su criado, manguiteros de oficio, en cuya casa se encontraron varias prendas de armamento francés por lo que fueron ahorcados.

Para tratar de instaurar de nuevo el orden en la ciudad el 8 de enero se difundió un pastoral por parte de los clérigos con la intención de deponer las armas ante los franceses y declarando que los verdaderos enemigos eran los ingleses. Por otro lado, se nombró nuevo alcalde a Fermín María Villa para restituir a la antigua Corporación local. También desde las autoridades el intendente Urbina desarrolló una importante campaña propagandística para animar a los vallisoletanos a que vitoreasen y animasen a las tropas francesas.

A lo largo del mes de enero las noticias en el frente francés no son buenas y Napoleón decide ponerse al frente de la contienda. Así el 16 de enero el emperador recibió a sus diputados del Ayuntamiento de Madrid en el Palacio Real, prometiendo que su hermano José Bonaparte que estaba retirado en el Pardo, volvería a hacerse cargo del gobierno en Madrid. Finalmente, Napoleón abandonó Valladolid el 17 de enero de 1809 entre nieblas y en secreto, tomando dirección Burgos.

*FUENTES: Valladolid Universal. Historias y leyendas de la ciudad que fue capital del mundo. (2014) Roberto Alonso. Elefantus Books.

*IMAGEN: https://canalhistoria.es/perfiles/napoleon-bonaparte/

https://www.culturaydeporte.gob.es/cultura/areas/archivos/mc/archivos/acv/actividades/doc-destacados/napoleon/napoleon-en-espana.html